Vesícula y Vía Biliar

El cáncer de vesícula biliar es una enfermedad muy frecuente en Chile, constituye en la actualidad una de las primeras causas de muerte por cáncer en la mujer, junto con el cáncer de mama.

Este cáncer se desarrolla más frecuentemente en personas que tienen cálculos en la vesícula por largos años.
Otro factor de riesgo lo constituyen las infecciones crónicas de la vesícula que son poco frecuentes en nuestro país.
En Chile, es la primera causa de muerte en mujeres y la cuarta entre los hombres. Esto significa que en nuestro país mueren aproximadamente 1.700 personas al año por cáncer vesicular.

La vesícula es un órgano en forma de pera. Está ubicada en la superficie inferior del hígado y sirve de reserva para la bilis que es producida en el hígado, la que a su vez ayuda a digerir los alimentos con grasa. La vía biliar es el sistema de conductos que transportan la bilis desde el hígado hasta el intestino delgado.

Su enfermedad más común es la Colelitiasis: formación de cálculos en la vesícula biliar. Estos cálculos pueden pasar desde la vesícula a los conductos, lo que se denomina Coledocolitiasis:cálculo en el colédoco o conducto por el que se elimina la bilis desde el hígado al intestino. Cuando estos cálculos obstruyen las vesícula o el conducto pueden producir una inflamación llamada Colecistitis aguda: inflamación de la pared de la vesícula biliar producida generalmente por cálculos al interior del órgano o Colangitis: infección del conducto biliar , habitualmente de origen bacteriano por obstrucción del conducto debido a cálculo biliar o tumor.

El cáncer vesicular puede aparecer en pacientes que tienen cálculos a la vesícula que nunca hayan generado una molestia, siendo el cáncer su primera manifestación.
Para prevenir esta enfermedad es importante consultar precozmente ante la presencia de dolores abdominales después de comer, en especial comidas grasas.

Para diagnosticar la presencia de cálculos en la vesícula, es necesario realizar una Ecotomografía abdominal, un examen simple y no invasivo.
Una vez diagnosticado, el paciente será sometido a una cirugía denominada Colecistectomía o extracción de la vesícula que junto con eliminar las molestias producidas por los cálculos, ayuda a evitar la formación de cáncer.

En esta Cirugía se procede por vía laparóscópica, técnica minimamente invasiva, que disminuye el dolor y permite una rápida recuperación.
El equipo de Cirujanos Digestivos UC, realiza esta operación a un promedio de 700 pacientes cada año.

Compartir:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Live
  • MSN Reporter
  • RSS
  • StumbleUpon
  • Twitter